Declaración: El Partido Comunista de Chile envía sus congratulaciones al hermano pueblo boliviano ante la contundente victoria electoral alcanzada por el MAS

El Partido Comunista de Chile envía sus congratulaciones al hermano pueblo boliviano ante la contundente victoria electoral alcanzada por el Movimiento Al Socialismo este domingo 18 de octubre.

Felicitamos al Presidente electo del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce y al Vicepresidente David Choquehuanca; saludamos en forma especial al compañero Evo Morales Ayma, quien debió hacer frente a la asonada imperialista que durante los últimos doce meses se concentró en su persona, pese a lo cual mantuvo en alto las banderas del histórico proceso que encabezó.

Esta victoria reafirma y da un nuevo impulso a la lucha del pueblo boliviano para retomar la senda de la democracia y la justicia social, sólo temporalmente interrumpida por el golpismo; ratifica la voluntad mayoritaria en defensa de la soberanía de Bolivia, y se levanta como un símbolo de la lucha de los pueblos de toda América Latina y el Caribe por romper el cerco del bloqueo, la desestabilización, la dependencia y todas las formas de asedio del imperialismo neoliberal.

Para el pueblo chileno, que en los próximos días enfrentará también decisivas batallas democráticas, esta nueva victoria del hermano pueblo boliviano constituye un aliciente y una conquista que  celebramos como parte de nuestra lucha común.

Comité Central

Partido Comunista de Chile

19 de octubre de 2020




Declaración pública: Ante la culminación del proceso electoral en Bolivia

Ante la culminación del proceso electoral en Bolivia, el Partido Comunista de Chile estima, de las más urgente necesidad, hacer un llamado a que la comunidad internacional representada en sus pueblos, busque la forma de exigir que tales comicios, que se realizan con un gobierno de facto en el poder y en medio de la pandemia que asola a nuestros países, se lleven a cabo en forma transparente, al margen de la injerencia extranjera que avaló el golpe de estado, y con plenas garantías de participación de todas las fuerzas políticas.

Las amenazas de golpe de Estado, de no reconocer los resultados de las urnas y la constante persecución a los representantes del MAS, en especial a su candidato presidencial Luis Arce, mantienen en estado de alerta a quienes compartimos la necesidad de la pronta restauración de la democracia en ese país hermano.

Nos hacemos parte de la solidaridad latinoamericana con el Presidente Evo Morales, víctima del golpe de estado y bajo cuyo mandato el pueblo boliviano se dio una nueva Constitución Política, verdaderamente democrática, que garantizó los derechos colectivos y profundas transformaciones sociales; la recuperación de las empresas estratégicas y la soberanía nacional sobre los recursos naturales; la reducción de la pobreza y la desigualdad.

Consideramos que una nueva victoria democrática del pueblo boliviano en esta batalla electoral, abrirá las puertas para salir de la crisis sanitaria y económica a la que lo ha arrastrado el gobierno de facto, será también una victoria de gran aliciente para la lucha de los pueblos de Chile y América Latina en su lucha por la autodeterminación, la democracia y la justicia social.

Por la importancia de esta elección, que pone fin a un gobierno de facto y apelando a la mejor tradición democrática del pueblo de Chile, demandamos al gobierno de nuestro país a otorgar las mayores facilidades a los miles de ciudadanos y ciudadanas bolivianas que votarán en nuestro territorio.

                                          COMITÉ CENTRAL     

                            PARTIDO COMUNSTA DE CHILE

Santiago, 14 de octubre de 2020.




Comunicado público: PC frente a la situación de Venezuela

El Partido Comunista de Chile propugna que los Estados deben cumplir con sus obligaciones en  materia de derechos humanos y asumir compromisos ante la comunidad internacional, todo ello en el marco de los principios del multilteralismo y autodeterminación de los pueblos.

En este sentido, sin pretensión de responder por el estado Venezolano, manifestamos que confiamos en los esfuerzos que el gobierno de ese país despliega actualmente y seguirá desarrollando, con el apoyo de la comunidad internacional, para superar la crisis que experimenta. Por ello, nos parece alentador la reciente renovación del pacto de cooperación entre el gobierno de Venezuela y la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUD), tras un año de la primera reunión, en el que se acordó triplicar el número de funcionarios que operan en el país y trabajar por la apertura de una oficina en Venezuela, todo ello fruto de un proceso de cooperación constructiva entre las partes. Es el camino que busca la paz social, que ha dado frutos en el diálogo entre gobierno y oposición democrática, no golpista, que ya cumple un año y avanza a elecciones legislativas. 

Coincidentemente ha aparecido un “Informe” sobre la situación de derechos humanos en Venezuela, a la par con la gira que Mike Pompeo, Secretario de Estado de los EE.UU, realiza a Colombia, Brasil y Guyana, con la manifiesta intención de apoyar a los sectores golpistas en Venezuela, que encabezados por Guaidó insisten en la intervención extranjera, ante su derrota en el país. Ello contempla el uso y abuso de este “Informe”.

 América Latina sufre una crisis de proporciones en materia de derechos humanos: en Colombia, más de mil asesinatos de líderes sociales, después del Acuerdo de Paz, han quedado impunes y más de 55 masacres este año. El último asesinato de un periodista, despertó la indignación popular, con 17 muertos por la represión. En Bolivia, por su parte, un golpe de Estado descarado auspiciado por la OEA dio paso a un proceso de persecución a los partidarios del presidente Evo Morales, causando muertes y torturas, que han significado graves violaciones de derechos humanos. Ninguno de estos casos ha merecido la atención suficiente de un órgano internacional.

En Chile, está patente la impunidad ante la violación de derechos humanos, de la dictadura y ahora del gobierno de Sebastián Piñera ante la demanda popular. En EE.UU, Trump que enfrenta la reelección, reprime violentamente a los que protestan ante la creciente xenofobia de su mandato y los crímenes de connotación racista por agentes del Estado.

Esta acusación hacia Venezuela, como se reconoce en el “Informe”, es fruto de un trabajo desarrollado desde fuera del país, un texto redactado en base a versiones obtenidas a distancia, en el que no se ha tenido un intercambio real con las autoridades de ese Estado, es decir, carente de pruebas fácticas, por lo que no es una visión de conjunto de las situaciones que se han vivido, por lo que sus referencias a actos reñidos con los derechos humanos tiene carencias de rigurosidad.

Contextualiza el “Informe” la situación, señalando que Venezuela continúa sufriendo una hiperinflación y una severa escasez de alimentos y medicinas, pero no dice una palabra sobre el bloqueo y la injerencia extranjera encabezada por los Estados Unidos y Colombia que es la principal causa de esa situación. Tampoco menciona el retorno masivo de venezolanos a su país en el último tiempo, del que los chilenos somos testigos directos. Asimismo, el informe consigna que una parte de la oposición ha adoptado muchas formas, entre las cuales menciona 19 intentos de golpe de Estado, y atentados contra la vida del Presidente, lo que no hace más que demostrar la compleja situación de violencia golpista y conspirativa dirigidas desde el exterior, de los que ha tenido que defenderse el estado venezolano.

En cuanto a la exhortación de que Venezuela inicie de inmediato investigaciones efectivas, el “Informe” omite la situación real comunicada a las Naciones Unidas,  que bajo las gestiones de las autoridades judiciales de ese país actualmente hay 517 funcionarios acusados por tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes, ocurridas entre 2017 a marzo de 2020, de los cuales 167 se encuentran privados de libertad. Al mismo tiempo 731 funcionarios han sido acusados por el delito de homicidio o violación del derecho a la vida, de los cuales 436 se encuentran en prisión.

Está claro que, también es un avance, el resultado del diálogo con la oposición y de los compromisos ante la Alta Comisionada, al ser indultados 110 detenidos opositores al gobierno, varios de ellos enfrentando cargos de terrorismo y sedición, coludidos en intentos de golpe o intervención extranjera.

Estimamos que las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de este año en Venezuela ofrecen una oportunidad de solución por la vía de la decisión popular y democrática. La comunidad internacional debe respetar y alentar ese proceso, en el que los propios venezolanos, sin la intromisión de intereses extranjeros, podrán decidir su futuro.

Pero este proceso está en peligro, y podría servir a ello la recomendación final del “Informe”, que, a contrapelo con su propia afirmación,  que el estándar “de motivos razonables para creer” no da para acreditar responsabilidades penales, sugiere iniciar acciones legales contra personeros del Estado venezolano de  acuerdo a la legislación interna pertinente de cada país. Ello puede es una excusa para quienes, como el presidente Trump, Duque, Alamagro y otros, pretenden someter a Venezuela mediante el uso de la fuerza e impedir el proceso electoral, resultado del  acuerdo para la convivencia democrática.

El Partido Comunista de Chile, postula la defensa y el respeto de los derechos humanos y la solución política de las controversias, incluyendo en ello a Venezuela. Por lo mismo, rechaza, denuncia y alerta sobre la escalada comunicacional, diplomática y de presión hacia terceros países, articulada desde la administración de EE.UU, de la que el gobierno de Chile se hace parte, con el fin de desestabilizar, desacreditar e intervenir en este proceso electoral y crear condiciones para una nueva crisis con propósitos desestabilizadores.

Al mismo tiempo rechaza el doble discurso de quienes en Chile se procuran presentar como defensores de los derechos humanos y nada dicen respecto de la represión por todos conocida, en nuestro propio país, con resultado de muertes y lesiones invalidantes graves, contra las manifestaciones populares, o aquellos que ejercieron como cómplices y encubridores de los crímenes cometidos por la dictadura y que pretenden aprovechar el “Informe” para levantar su alicaida campaña por el rechazo de una Nueva Constitución, mediante una campaña comunicacional odiosa y mentirosa.

El Partido Comunista de Chile no se prestará para una nueva escalada internacional contra Venezuela, promovida desde los EE.UU.

Santiago, 18 de septiembre de 2020.




Declaración contra la anexión de Cisjordania por parte de Israel

La lucha de Palestina es conocida y larga en el tiempo, está marcada por el heroísmo de un pueblo que no quiere otra cosa que vivir en paz. Hoy, primer día de este mes de julio, debía iniciarse la anexión prometida del Valle del Jordán por parte de Israel, rompiéndose unilateralmente así, una vez más, la convivencia de dos pueblos que no debería ser sino pacífica.

Israel, como es bien sabido, no quiere negociar con Palestina si no es sobre la base del llamado “Acuerdo del siglo”. Acuerdo que, al igual que su pretenciosa denominación, es obra del desprestigiado presidente de EE.UU., Donald Trump. La iniciativa se basa en la idea de la coexistencia de los dos estados, y, como señaló Trump, ésta sería la última oportunidad para los palestinos de ganar la condición de Estado. En general, el plan norteamericano congela la expansión territorial de Israel, pero conserva los asentamientos judíos ya existentes en Cisjordania.

El plan reconoce que Israel debe tener soberanía sobre el valle del Jordán y otras áreas estratégicas, legitimando la ocupación israelí, motivo por el que, -además de otros- Palestina lo rechazó oficialmente. Así lo afirmó el líder palestino Majmoud Abbas, agregando que “nuestra posición no ha cambiado en dos años, y no cambiará: damos prioridad al frente de resistencia para frustrar los planes israelíes”.

Representantes del gobierno israelí han señalado que la fecha del 1 de julio “no es sagrada”. Netanyahu, por otra parte, ha pedido a los palestinos que regresen a la mesa de negociaciones; pero insiste en que la base para ellas es el “acuerdo del siglo”. Posición que resulta inaceptable para los palestinos, ya que los problemas deben resolverse pacíficamente sobre la base de los acuerdos y las resoluciones de la ONU sobre el particular, que, en general, afirman que los asentamientos israelíes «no tienen validez legal», siendo calificados como una «flagrante violación» del derecho internacional.

Así, la anexión de Cisjordania por Israel, de llevarse a cabo, no resolverá ningún problema. Por el contrario, solo llevaría a mayores catástrofes y sufrimientos de la población. Palestina no quiere la guerra y está intentando por todos los medios evitar la escalada en la región.

El Partido Comunista de Chile se suma a la condena mundial categórica de las fuerzas democráticas a la actitud irresponsable y ajena al sentido común de Israel, respaldada por las fuerzas del imperialismo norteamericano, y apoya la justa lucha del pueblo palestino por sus derechos.

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Santiago de Chile, 1º de julio 2020




Declaración: Partido Comunista de Chile llama a todos los pueblos, particularmente a los latinoamericanos, a sumarse a la denuncia de los actos agresivos y a la solidaridad con el pueblo venezolano

El Partido Comunista de Chile ha seguido con gran preocupación los acontecimientos de los últimos días en Venezuela. Estos se traducen en otro intento de derrocar por la fuerza al gobierno legítimo y popular de la República Bolivariana.

En esta ocasión, un grupo terrorista, preparado en un campo de entrenamiento de Colombia, pretendía infiltrarse en Venezuela con armas pesadas, apoderarse de los edificios del gobierno en 96 horas y arrestar al presidente Nicolás Maduro. Confiaban en la “desmoralización” en las filas del ejército venezolano. Hechos ampliamente comprobados.

¡Otro fracaso de los enemigos de la patria de Bolívar y Chávez! No obstante, la responsabilidad del gobierno de Colombia en este atentado no puede olvidarse, como tampoco la de EE.UU. y sus gobiernos aliados de Europa y América Latina. Denunciamos esa responsabilidad y la condenamos enérgicamente. No creemos los desmentidos de unos y otros. La historia nos enseña que el imperialismo y sus aliadosno pueden ver sino un peligro en los pueblos libres que defienden sus derechos respetando los principios de la Carta de la ONU y el Derecho Internacional.

Al denunciar estos hechos, el Partido Comunista de Chile llama a todos los pueblos, particularmente a los latinoamericanos, a sumarse a la denuncia de los actos agresivos y a la solidaridad con el pueblo venezolano, único llamado a resolver sus problemas. Hoy más que nunca el imperialismo estadounidense y su gobierno encabezado por Donald Trump, se siente arrinconado, comprende cómo se va estrechando su campo de acción, cómo va siendo desplazado por nuevas fuerzas, y, en estas condiciones, se vuelve cada vez más agresivo y peligroso.

¡Nuestra solidaridad con el pueblo y gobierno venezolano!

¡Nuestra solidaridad con el Partido Comunista de Venezuela!

¡Nuestra solidaridad con el Partido Socialista Unido de Venezuela!

¡Viva la independencia y solidaridad internacional!

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Mayo 2020




Partidos comunistas y de trabajadores llamaron a la cooperación internacional en la batalla contra el coronavirus

(Vía elsiglo.cl) Más de 200 partidos comunistas y de trabajadores de todo el mundo emitieron una declaración ante el avance del coronavirus a escala internacional y llamaron a reforzar la cooperación entre naciones.

También se señaló en la declaración que “al no ser detenida con prontitud y eficacia, vulnerará la vida y salud de más gente, y tendrá un impacto mayúsculo en el desarrollo económico y social de la gran mayoría de los países y la cooperación internacional”.

El siguiente es el texto completo del comunicado:

Llamamiento Conjunto de los Partidos Políticos a la Cooperación Internacional en la Batalla contra la COVID-19.

Actualmente, la COVID-19 que ha azotado el mundo, nos ha puesto frente al desafío más apremiante y grave para la salud y la sanidad humana y el desarrollo pacífico mundial.

Nosotros, los principales partidos políticos de distintos países del mundo, comprometidos con el bien común, el desarrollo nacional, la paz y la estabilidad mundial, nos sumamos a los siguientes llamamientos en respuesta a esta situación sin precedentes:

  1. Ratificamos el máximo respeto a todos los trabajadores, en especial a los profesionales médicos que no escatiman esfuerzos por salvar vidas y velar por la salud pública.

Expresamos nuestra sincera simpatía y solidaridad hacia las personas de distintos países que padecen de la enfermedad, con sus vidas amenazadas y a las familias de los fallecidos. Y mandamos un sentido pésame a quienes desafortunadamente han perdido la vida con motivo de esta epidemia.

  1. Conscientes de que la epidemia, al no ser detenida con prontitud y eficacia, vulnerará la vida y salud de más gente, y tendrá un impacto mayúsculo en el desarrollo económico y social de la gran mayoría de los países y la cooperación internacional, hacemos un llamado a los países a adoptar medidas contundentes, priorizando la vida y la salud de los pueblos, para frenar con determinación la propagación epidémica.
  2. Acompañamos a los países en sus esfuerzos para elaborar planes y protocolos de emergencia a su medida y reforzar la cooperación, con sus miradas puestas no solamente en la contención de la expansión del brote sino en el tratamiento de los pacientes, avalando el uso de las ciencias y tecnologías modernas, con miras a lograr mejores resultados lo más pronto posible.
  3. Llamamos a la conciencia social de los pueblos para cumplir con las medidas preventivas y alentamos a los países a incorporar a las organizaciones sociales y voluntarios en los trabajos preventivos para unir las fuerzas sociales en esta lucha.
  4. Alentamos a los países a que sincronicen el desarrollo económico y social con la mitigación del brote y que adopten medidas específicas orientadas a proteger a las personas vulnerables y las medianas y pequeñas empresas, para garantizar las condiciones de vida del pueblo y el desarrollo social. Exhortamos a los países a articular las políticas macroeconómicas, contribuir a mantener la estabilidad del mercado financiero internacional y las cadenas industrial y de suministro, reducir los aranceles y facilitar el comercio, en aras de evitar la recesión económica mundial. Instamos a todos los países a que mantengan el nivel adecuado del intercambio con el exterior a fin de asegurar las facilidades para el transporte transfronterizo de insumos médicos urgentes.
  5. Es de público conocimiento común que el virus no conoce fronteras, y que no hay ningún país capaz de enfrentarlo por cuenta propia. Los momentos más difíciles nos dan mayores motivos para apoyarnos. Con una mayor conciencia de pertenecer a una comunidad de futuro compartido para la humanidad, los países deben sumar recursos y fuerzas a nivel global mediante cooperación internacional, políticas integradas y acciones coordinadas al hacer frente al virus, enemigo común de los seres humanos.
  6. Tomamos nota de los avances notables de todos los países, incluido China, en los trabajos de prevención, lo que ha permitido ganar tiempo y aportando referencias para otros países en su enfrentamiento a la epidemia. Apreciamos a los países, entre ellos China, por su actitud abierta, transparente y responsable al publicar informaciones epidemiológicas y compartir experiencias en la prevención y el tratamiento médico, en especial por su asistencia con suministros médicos a los países afectados dentro del alcance de sus capacidades, suponiendo esto una contribución importante para la contención del avance epidémico a nivel mundial y un motivo más de esperanza y confianza para los países en plena lucha contra la epidemia.
  7. Saludamos el Comunicado Conjunto emitido en la Cumbre Extraordinaria de Líderes del G20 sobre COVID-19. Apoyamos a los países en fomentar el intercambio de experiencias y la cooperación sanitaria, incluido el desarrollo conjunto de medicinas, posibles vacunas y reactivos de prueba, mientras hacemos un llamamiento a la asistencia material y tecnológica a los países en desarrollo con sistemas de salud pública frágiles y otros en necesidad, para disipar con la cooperación la sombra de la epidemia.
  8. Apostamos por argumentos y análisis profesionales basados en la ciencia sobre las medidas preventivas y la detección del origen del virus. Nos oponemos a la politización del tema de la salud pública y rechazamos enérgicamente la estigmatización so pretexto de la epidemia, así como los comentarios y comportamientos discriminatorios dirigidos a cualquier país, región o etnia. Lanzamos un llamamiento a los gobiernos de los distintos países para que protejan con medidas proactivas la salud y los derechos legítimos de los residentes y estudiantes extranjeros en su territorio.
  9. Coincidimos en que la epidemia nos plantea la necesidad de fortalecer la concepción de la gobernanza global basada en consultas mutuas, cooperación y beneficios entre todos los miembros y de apoyar a la ONU y la OMS a jugar el papel central en la gobernanza global de la salud pública. Llamamos a miembros de los mecanismos multilaterales como G20 a articular mejor sus agendas, converger efectivamente esfuerzos en la prevención y el control, a fin de construir una comunidad de salud compartida para la humanidad.

Nosotros, los principales partidos políticos de los países del mundo, nos comprometemos a mantener una estrecha comunicación en esta coyuntura especial para darle un impulso político a la batalla contra la epidemia, honrando nuestro papel político orientador, convencidos de que después de la tormenta siempre sale el sol y que las adversidades no son más que coyunturales. Con la confianza, la solidaridad, la prevención y el tratamiento científico y la aplicación de medidas puntuales, la comunidad internacional saldrá airosa de esta batalla. Estamos seguros de que al sobreponernos de la epidemia, la comunidad de futuro compartido para la humanidad será más robusta y promisoria para todos.

   



Declaración pública solidaridad con China ante el brote epidemia coronavirus

A nombre del Partido Comunista de  Chile expresamos toda nuestra solidaridad al gobierno y al pueblo de China que enfrenta el peligro del brote de una epidemia de coronavirus.

Tenemos la certeza que el gobierno chino ha tomado desde un comienzo todas las medidas pertinentes para controlar su expansión y que colabora  también a nivel internacional con los organismos pertinentes para el mismo objetivo.

Confiamos en que el gobierno, su pueblo y el Partido Comunista de China saldrán airosos de tan dura prueba.

 

Guillermo Teillier Del Valle

Presidente

Partido Comunista de Chile

31 de enero 2020




Partido Comunista repudia crimen de Trump en Irak

El Partido Comunista de  Chile condena enérgicamente el crimen  preparado en el Pentágono y autorizado expresamente por  Donald  Trump  en  contra del  mayor General Iraní Qassem Soleimani.

Nuevamente la mano del imperialismo norteamericano saltándose todos los protocolos  y  las  leyes  internacionales que  rigen  la  convivencia  pacífica  entre naciones, desde miles de kilómetros de distancia y con un desprecio absoluto por las vidas humanas, ordena asesinar a una alta figura militar del gobierno Iraní.

Esta desesperada acción de parte  de Trump y cía, puede traer  repercusiones insospechadas para  la frágil paz  de la zona, ya bastante deteriorada por efecto de las políticas guerreristas tanto de EEUU como de sus satélites, que no trepidan en usar cualquier  excusa para  apoderarse de  las  grandes reservas de  petróleo  que posee Irán.

La guerra  a  costa de  millones  de  muertos y de  cientos  de  pueblos,  ciudades  y países arrasados siempre han sido, de  parte  del imperialismo USA, la salida que éste ha usado para  remontar sus problemas financieros y políticos, pero  esta vez con  nuevas potencias emergentes que  empiezan a quebrar su hegemonía política y económica, la situación puede darse de una manera totalmente diferente.

¡La paz  mundial  está en peligro  y las acciones criminales y guerreristas de Trump deben ser detenidas por todos los pueblos y naciones amantes de la paz!

COMISIÓN DE RELACIONES INTERNACIONALES

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Santiago de Chile, 4 de enero  2020




Partidos comunistas y de trabajadores llamaron a la cooperación internacional en la batalla contra el coronavirus

(Vía elsiglo.cl) Más de 200 partidos comunistas y de trabajadores de todo el mundo emitieron una declaración ante el avance del coronavirus a escala internacional y llamaron a reforzar la cooperación entre naciones.

También se señaló en la declaración que “al no ser detenida con prontitud y eficacia, vulnerará la vida y salud de más gente, y tendrá un impacto mayúsculo en el desarrollo económico y social de la gran mayoría de los países y la cooperación internacional”.

El siguiente es el texto completo del comunicado:

Llamamiento Conjunto de los Partidos Políticos a la Cooperación Internacional en la Batalla contra la COVID-19.

Actualmente, la COVID-19 que ha azotado el mundo, nos ha puesto frente al desafío más apremiante y grave para la salud y la sanidad humana y el desarrollo pacífico mundial.

Nosotros, los principales partidos políticos de distintos países del mundo, comprometidos con el bien común, el desarrollo nacional, la paz y la estabilidad mundial, nos sumamos a los siguientes llamamientos en respuesta a esta situación sin precedentes:

  1. Ratificamos el máximo respeto a todos los trabajadores, en especial a los profesionales médicos que no escatiman esfuerzos por salvar vidas y velar por la salud pública.

Expresamos nuestra sincera simpatía y solidaridad hacia las personas de distintos países que padecen de la enfermedad, con sus vidas amenazadas y a las familias de los fallecidos. Y mandamos un sentido pésame a quienes desafortunadamente han perdido la vida con motivo de esta epidemia.

  1. Conscientes de que la epidemia, al no ser detenida con prontitud y eficacia, vulnerará la vida y salud de más gente, y tendrá un impacto mayúsculo en el desarrollo económico y social de la gran mayoría de los países y la cooperación internacional, hacemos un llamado a los países a adoptar medidas contundentes, priorizando la vida y la salud de los pueblos, para frenar con determinación la propagación epidémica.
  2. Acompañamos a los países en sus esfuerzos para elaborar planes y protocolos de emergencia a su medida y reforzar la cooperación, con sus miradas puestas no solamente en la contención de la expansión del brote sino en el tratamiento de los pacientes, avalando el uso de las ciencias y tecnologías modernas, con miras a lograr mejores resultados lo más pronto posible.
  3. Llamamos a la conciencia social de los pueblos para cumplir con las medidas preventivas y alentamos a los países a incorporar a las organizaciones sociales y voluntarios en los trabajos preventivos para unir las fuerzas sociales en esta lucha.
  4. Alentamos a los países a que sincronicen el desarrollo económico y social con la mitigación del brote y que adopten medidas específicas orientadas a proteger a las personas vulnerables y las medianas y pequeñas empresas, para garantizar las condiciones de vida del pueblo y el desarrollo social. Exhortamos a los países a articular las políticas macroeconómicas, contribuir a mantener la estabilidad del mercado financiero internacional y las cadenas industrial y de suministro, reducir los aranceles y facilitar el comercio, en aras de evitar la recesión económica mundial. Instamos a todos los países a que mantengan el nivel adecuado del intercambio con el exterior a fin de asegurar las facilidades para el transporte transfronterizo de insumos médicos urgentes.
  5. Es de público conocimiento común que el virus no conoce fronteras, y que no hay ningún país capaz de enfrentarlo por cuenta propia. Los momentos más difíciles nos dan mayores motivos para apoyarnos. Con una mayor conciencia de pertenecer a una comunidad de futuro compartido para la humanidad, los países deben sumar recursos y fuerzas a nivel global mediante cooperación internacional, políticas integradas y acciones coordinadas al hacer frente al virus, enemigo común de los seres humanos.
  6. Tomamos nota de los avances notables de todos los países, incluido China, en los trabajos de prevención, lo que ha permitido ganar tiempo y aportando referencias para otros países en su enfrentamiento a la epidemia. Apreciamos a los países, entre ellos China, por su actitud abierta, transparente y responsable al publicar informaciones epidemiológicas y compartir experiencias en la prevención y el tratamiento médico, en especial por su asistencia con suministros médicos a los países afectados dentro del alcance de sus capacidades, suponiendo esto una contribución importante para la contención del avance epidémico a nivel mundial y un motivo más de esperanza y confianza para los países en plena lucha contra la epidemia.
  7. Saludamos el Comunicado Conjunto emitido en la Cumbre Extraordinaria de Líderes del G20 sobre COVID-19. Apoyamos a los países en fomentar el intercambio de experiencias y la cooperación sanitaria, incluido el desarrollo conjunto de medicinas, posibles vacunas y reactivos de prueba, mientras hacemos un llamamiento a la asistencia material y tecnológica a los países en desarrollo con sistemas de salud pública frágiles y otros en necesidad, para disipar con la cooperación la sombra de la epidemia.
  8. Apostamos por argumentos y análisis profesionales basados en la ciencia sobre las medidas preventivas y la detección del origen del virus. Nos oponemos a la politización del tema de la salud pública y rechazamos enérgicamente la estigmatización so pretexto de la epidemia, así como los comentarios y comportamientos discriminatorios dirigidos a cualquier país, región o etnia. Lanzamos un llamamiento a los gobiernos de los distintos países para que protejan con medidas proactivas la salud y los derechos legítimos de los residentes y estudiantes extranjeros en su territorio.
  9. Coincidimos en que la epidemia nos plantea la necesidad de fortalecer la concepción de la gobernanza global basada en consultas mutuas, cooperación y beneficios entre todos los miembros y de apoyar a la ONU y la OMS a jugar el papel central en la gobernanza global de la salud pública. Llamamos a miembros de los mecanismos multilaterales como G20 a articular mejor sus agendas, converger efectivamente esfuerzos en la prevención y el control, a fin de construir una comunidad de salud compartida para la humanidad.

Nosotros, los principales partidos políticos de los países del mundo, nos comprometemos a mantener una estrecha comunicación en esta coyuntura especial para darle un impulso político a la batalla contra la epidemia, honrando nuestro papel político orientador, convencidos de que después de la tormenta siempre sale el sol y que las adversidades no son más que coyunturales. Con la confianza, la solidaridad, la prevención y el tratamiento científico y la aplicación de medidas puntuales, la comunidad internacional saldrá airosa de esta batalla. Estamos seguros de que al sobreponernos de la epidemia, la comunidad de futuro compartido para la humanidad será más robusta y promisoria para todos.




Declaración: Partido Comunista de Chile llama a todos los pueblos, particularmente a los latinoamericanos, a sumarse a la denuncia de los actos agresivos y a la solidaridad con el pueblo venezolano

El Partido Comunista de Chile ha seguido con gran preocupación los acontecimientos de los últimos días en Venezuela. Estos se traducen en otro intento de derrocar por la fuerza al gobierno legítimo y popular de la República Bolivariana. En esta ocasión, un grupo terrorista, preparado en un campo de entrenamiento de Colombia, pretendía infiltrarse en Venezuela con armas pesadas, apoderarse de los edificios del gobierno en 96 horas y arrestar al presidente Nicolás Maduro. Confiaban en la “desmoralización” en las filas del ejército venezolano. Hechos ampliamente comprobados.

¡Otro fracaso de los enemigos de la patria de Bolívar y Chávez! No obstante, la responsabilidad del gobierno de Colombia en este atentado no puede olvidarse, como tampoco la de EE.UU. y sus gobiernos aliados de Europa y América Latina. Denunciamos esa responsabilidad y la condenamos enérgicamente. No creemos los desmentidos de unos y otros. La historia nos enseña que el imperialismo y sus aliadosno pueden ver sino un peligro en los pueblos libres que defienden sus derechos respetando los principios de la Carta de la ONU y el Derecho Internacional.

Al denunciar estos hechos, el Partido Comunista de Chile llama a todos los pueblos, particularmente a los latinoamericanos, a sumarse a la denuncia de los actos agresivos y a la solidaridad con el pueblo venezolano, único llamado a resolver sus problemas. Hoy más que nunca el imperialismo estadounidense y su gobierno encabezado por Donald Trump, se siente arrinconado, comprende cómo se va estrechando su campo de acción, cómo va siendo desplazado por nuevas fuerzas, y, en estas condiciones, se vuelve cada vez más agresivo y peligroso.

¡Nuestra solidaridad con el pueblo y gobierno venezolano!

¡Nuestra solidaridad con el Partido Comunista de Venezuela!

¡Nuestra solidaridad con el Partido Socialista Unido de Venezuela!

¡Viva la independencia y solidaridad internacional!

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Mayo 2020